Enciende cuando pases

Lo primero hola, soy Esperanza y este es mi blog de pintura, fotografía e historias. Voy a matizar: de mi pintura, mi fotografía y mis historias.

Llevo años para este momento. Porque tuve otro blog, pero pobre, puse los cuadros, y tres tristes entradas… y desde entonces, va para tres años, estoy dándole vueltas para encontrar la manera de enfocar esto. He seguido blogs, redes sociales, y avanzado en mis conocimientos sobre este mundo y hoy, por fin, me decido y encuentro el tiempo, que es uno de mis talones de Aquiles (seguro que de esto cuento varias historias)

Voy a contar porqué estoy aquí. Hace también ya unos años (tantos como tiene mi hijo mayor) que decidí empezar a pintar, por hacer algo, por probar. Y descubrí dos cosas: una, que me gusta el resultado y dos y más importante, que me apasiona el proceso. Cuando pinto es de verdad un momento en el que no pienso en nada más que en lo que estoy haciendo, en como tengo que hacer el trazo o que mezcla de colores utilizo. Es curioso, ni siquiera estoy conmigo misma. Sólo estoy con mis cuadros. Hace mucho tiempo que no me concentraba así, de una manera tan sencilla y tan intensa. Ya os contaré otro día, pero cuando bailaba era un poco lo mismo, pero eso ya pasó a la historia.

El caso es que empecé a dibujar, pintar, acuarela, acrílico, pastel, carboncillo, óleo…eligiendo las técnicas y los motivos que me iban apeteciendo. No sé si tengo estilo definido, se que me atrae profundamente la simplicidad, la limpieza, conseguir que en pocas manchas (o que parezcan pocas manchas) aparezca el motivo. Y motivos, mis hijos, un buen cielo, el baile, la figura…sobre todos los niños. Supongo que estoy en momento madre.

Pero todavía no he dicho que hago aquí, en este tinglado. Después de llenar las paredes de mi casa y algún que otro regalo o encargo familiar, ¿qué más puedo hacer? Vender o… exponer. Lo primero me parece algo lejano (pero no lo vamos a desestimar). Lo segundo es lo que me hizo mirar a este mundo. Nada me gustaría más que poder hacer una exposición, y no lo descarto, pero tendré que ir a buscarla, que nadie va a venir a mi casa a ofrecérmela. Pero hasta que llegue, o no, ese momento, ¿por qué no hacer mi propia exposición? Abierta a todos los públicos, las 24 horas del día, los 7 días de la semana (24×7) y con entrada libre. ¿Dónde? AQUÍ

Y si tengo un blog, tendré que contaros algo. Así es que a priori una entrada para cada cuadro. Del cuadro, de lo que me trae a la cabeza, de algo que me pasa o pienso, de algún relato o  de lo que me apetezca, porque al fin y al cabo este es mi blog y yo pongo las normas.

Así es que no voy a seguir hablando, si te apetece puedes entrar a verla, espero que lo disfrutes. Pero esto sí: Enciende Cuando Pases

pensamientos de 2 \"Enciende cuando pases\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *