Puerta de Ashila

El mar, el mar. Y no pensar en nada. Maribel estaba frente al cuadro con la mirada perdida, llevaba ya un rato allí quieta, de pie. No dejaba de pensar, cuando en realidad lo único que quería hacer es dejar de darle vueltas a lo mismo una y otra vez. Estaba cansada, muy cansada. Sabía perfectamente lo que tenía que […]

El mar y no pensar en nada

El mar, el mar. Y no pensar en nada. Maribel estaba frente al cuadro con la mirada perdida, llevaba ya un rato allí quieta, de pie. No dejaba de pensar, cuando en realidad lo único que quería hacer es dejar de darle vueltas a lo mismo una y otra vez. Estaba cansada, muy cansada. Sabía perfectamente lo que tenía que […]